Archivo de la etiqueta: Corrupción en Coahuila

Coahuila, la corrupción.

Rosa Esther

Horizonte Ciudadano.

Por: Rosa Esther Beltrán

El alcalde de Ramos Arizpe resolvió tranquilamente, con todo sosiego el adeudo que dejó a los ramosarizpenses el depredador Ramón Ocegera, su reciente antecesor. Con sorprendente serenidad declara que, “es una deuda pagable y en la cual estamos aportando cerca de un millón 400 mil pesos mensuales”… ¿Estamos?, dijo la mosca, porque los aportantes son los ciudadanos.

La deuda asciende SOLO a 120 millones que se deben a proveedores y bancos y dice el alcalde: “Los ramosarizpenses pueden estar tranquilos porque estamos llevando todo con tranquilidad, transparencia y respeto”… Oooh sí, los ciudadanos pueden estar tranquilos cuando también tienen el enorme problema del agua cara y de mala calidad.

En Ramos Arizpe a los bancos se les deben sólo 60 millones y esa deuda ya fue reestructurada. Lo primero que sorprende es que para nada se mencione si se llamará a Ramón Ocegera a rendir cuentas, el Richi no visualiza ni se refiere a que su antecesor informe sobre los faltantes y seguramente el exalcalde ha puesto de por medio, “pies en polvorosa” como varios de los implicados en la megadeuda del Estado, quienes disfrutan de un exilio paradisiaco en las Bermudas o los Estados Unidos; porque tal vez, dentro de 4 años el Richi requiera de una acción similar a la que ahora debiera emprender contra el exalcalde Ocegera.

En el municipio de Frontera presidido por el alcalde panista Amador Moreno se denunció el desvió de más de 4.5 millones de pesos en la anterior administración priísta de Jesús Ríos Alvarado, cantidad que no ingresó a la Secretaría de Finanzas del Estado por el cobro de diversos impuestos, entre otros del Impuesto Sobre Nómina.

La administración municipal de Eduardo Olmos cerró con una deuda oficial de 379 millones de pesos y el gobierno de Miguel Ángel Riquelme Solís, proyecta para el pago de la deuda cerca de 58 millones de pesos.

Por su parte, el Ayuntamiento de Piedras Negras firmó la reestructura de la deuda con el Banco Nacional de Obras y Servicios (BANOBRAS) por un monto superior a los 50 millones de pesos.

Hasta aquí dejamos la búsqueda, más allá de lo que los municipios más pequeños de Coahuila hayan informado o no sobre las deudas heredadas.

Si nos diéramos tiempo para evaluar lo que significan estos números para los contribuyentes de nuestro estado, para usted, para todos, seguro que se nos pondrían los pelos de punta, porque somos los que pagamos.

La Nueva forma de Gobernar es, perdonar el dispendio financiero en los municipios, es mostrar la incapacidad de exigir la rendición de cuentas. Es soportar los despidos o bajas de 10 mil 183 trabajadores, lo que evidencia la incapacidad del gobierno del estado de generar los empleos formales que prometió promover de al menos 28 mil empleos, pero no se lograron ni el 40 por ciento de los ofrecidos.

¡Coahuila, despierta!, ¿en manos de quién estás? Lo que pasa es que los delincuentes de cuello blanco se han puesto de moda en esta entidad y en México y los políticos, en lo del manejo del dinero público son unos magos, aquí, “naiden divo nada” dijo el ranchero.

Ya viene

Humberto Moreira terminó su maestría patito de 10 meses y ahora está en Cuernavaca y se prepara para arribar a Coahuila con su abdomen de acero y movilizar aquí a su gente, que es mucha y espera el ensueño extático.

¿Y los coahuilenses? ¡Ah! A ellos les toca la peor parte: están condenados a pagar altos impuestos y recibir malos servicios, durante los próximos 30 años. Y todo gracias al moreirazo, la megadeuda que nos heredó el profe del lavadero; aunque también dicen que cuando aparezca Humberto muchos coahuilenses lo estarán esperando para recibirlo a tomatazos y con huevos podridos. Pero su hermano lo protegerá, como hasta ahora.

¡¡Oh Sorpresa!!

Rosa Esther

Horizonte ciudadano
Por: Rosa Esther Beltrán Enríquez.

 

Aquí la mayor parte de la población parece feliz y muy conforme con el desarrollo de la realidad socioeconómica y política estatal, y es que se vive en una entidad que quizá sea la única del País, en la que no hay corrupción.

Mayor es la sorpresa cuando se recuerda que apenas hace dos años se detectó uno de los desfalcos más grandes de la historia de este País. El descubrimiento fue como un bazucazo para los mexicanos, más porque se trataba de la gestión de un exgobernador, el entonces presidente nacional del PRI, Humberto Moreira Valdés, ahora felizmente autoexiliado en la Madre Patria y exonerado, limpio de toda culpa, por parte de todas las autoridades, y su hermano nada recuerda del broncón que le dejó. Rubén se apega al dicho: lo que no fue en mi año, no fue en mi daño, y tan campante: “Hacemos bien las cosas”, manos de seda.

¡En Coahuila dichosos, prósperos, radiantes, porque aquí no hay corrupción! Así lo dijo, satisfecho, el titular de la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas (grandilocuente nombre), Jorge Eduardo Verástegui (04-09-13).

Todavía no hace un mes que la Auditoría Superior de la Federación informó de un presunto desfalco en la administración de Jorge Torres López por un valor total de 3 mil 640 millones 260 mil 491 pesos, y del desvío de recursos en la Secretaría de Salud por la cantidad de 300 millones de pesos del ejercicio de 2011, cuando Raymundo Verduzco era titular de esa dependencia. ¿Quién les probará el desfalco?

Ya sabemos que no le toca a este Gobierno. Son cosas del pasado. La historia empieza con ellos, pero, ¿usted confía, le cree al señor Verástegui? Hemos sido testigos de la eficiente capacidad de los gobiernos para ocultar los desfalcos y la rapiña. Conocemos la inoperancia del Poder Legislativo local como representante de los intereses ciudadanos y su sometimiento incondicional al Ejecutivo, advertimos el vasallaje hacia éste por parte del ICAI y de la ASE, ¿le cree al señor Verástegui?

Conocemos la habilidad de este Gobierno para ocultar y retorcer la información. Hace tiempo que perdimos la candidez.

Entendemos bien que la corrupción impregna la vida pública en México. Según el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional, en los últimos 15 años el País no ha mejorado. En 2010 Transparencia Mexicana calculó que se pagaron 32 mil millones de pesos en “mordidas”.

En el Gobierno de Peña Nieto la agenda de combate a la corrupción está detenida, pero desde hace tres décadas el Estado mexicano intenta reducir la corrupción: aprueba nuevas leyes, crea y reforma Secretarías de Estado, firma convenciones internacionales sobre el tema, diseña procedimientos administrativos, lanza programas comprehensivos y estrategias rimbombantes. Los resultados han sido exiguos, insignificantes. Es explicable, no le han preguntado al señor Verástegui. No han consultado al que hace las cosas bien. Vengan a Coahuila, verán que aquí no hay corrupción.

Estando clasificada internacionalmente como un problema sistémico de México, ¿a qué sortilegio puede haber recurrido Rubén Moreira para desterrar en un tris tras la corrupción? La Ley anticorrupción, que consta de 19 artículos, apenas se aprobó el año pasado, por eso es que resulta extraño, casi insólito, que en 11 meses se tengan los resultados que el señor Verástegui enfatiza, cero corrupción en Coahuila.

El Barómetro Mundial de la Corrupción es una encuesta aplicada a 114 mil personas en 107 países, entre ellos el nuestro, y señala que en 36 países, México incluido, la Policía seguida de los partidos políticos, el Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, son las instituciones más corruptas; o sea, toda la organización política, y el 71 por ciento de los mexicanos respondió que la corrupción en el País ha aumentado en los últimos dos años.

Dentro de esta pésima situación, la corrupción socaba la legitimidad de las instituciones públicas, atenta contra la sociedad, contra el orden moral, la justicia y contra el desarrollo integral de los pueblos. Por eso, qué gran noticia el saber que en Coahuila no hay corrupción. Gracias, señor Verástegui.

“MOREIRAZO” Cae en Texas pareja ligada con Villarreal

 

Versiones periodísticas indican que las dos personas podrían estar implicadas en lavado de dinero en complicidad con políticos

El prófugo Javier Villarreal Hernández, exsecretario ejecutivo del Satec y exsecretario de Finanzas de Coahuila, estaría involucrado con una pareja implicada en transacciones ilegales y lavado de dinero, según el sitio electrónico del periódico San Antonio Express News.

Guillermo Flores Cordero y Leticia María de Guadalupe Galván Villalobos, fueron arrestados recientemente, cuando llegaron a Texas, provenientes de Torreón, en un vuelo privado.

El rotativo estadounidense compara el caso de esa pareja con el del Villarreal Hernández, principal sospechoso del caso de la “megadeuda”, por la contratación ilegal de créditos públicos para Coahuila.

El texto señala que ya en anteriores ocasiones se han detenido a mexicanos en Texas que son acusados de estar involucrados en el lavado de dinero, y son arrestados debido al seguimiento que  las autoridades norteamericanas dan al caso.

Según la Policía norteamericana, hay varias personas relacionadas con el lavado de dinero, producto de la corrupción o la venta ilegal de drogas en México, y algunos de ellos están relacionados con la política.

La Policía sospecha que funcionarios de Tamaulipas y Coahuila, de donde Flores Cordero y Galván Villalobos son originarios, lavaron millones de dólares para usarlos ilícitamente.

Incluso, hay sospechas de que algunas de las cuentas bancarias de esta pareja podrían estar relacionadas al exfuncionario del Gobierno estatal.

En México, ninguna autoridad federal o de Coahuila, negó o confirmó la publicación del San Antonio Express.

Tampoco fue posible conocer cuál podría ser exactamente la relación de Flores y Galván con Villarreal Hernández.

…Y él sigue libre

– Desaparecido desde el 29 de octubre de 2011, Javier Villarreal burló su detención en Coahuila, al ser excarcelado para enfrentar el proceso de juicio fuera de las celdas en Saltillo.

– Huyó a EU, donde fue detenido en Texas, el 1 de febrero del 2012, por portación de armas y llevar 67 mil dólares en efectivo.

– Fue liberado el 6 de febrero del 2012 y desde entonces se desconoce su paradero.

– El Gobierno de EU le confiscó una cuenta bancaria de 2.2 mdd, en Las Bermudas.