Archivo de la etiqueta: Mega Deuda

ILEGAL DECOMISO DE AUTOS EN #COAHUILA

Me ha escrito mucha gente preguntando por los agravios concretos de este caso del decomiso de autos, y para saber si hay antecedentes.

A ambas cosas se da respuesta.

La primera parte ya la conocen, pues la envíe y la subí a Facebook. Pero, la segunda parte no.

Vayan al final, ahí están los argumentos y los antecedentes para ampararse.

Repito, la segunda parte de esto no venía en la anterior…

Ojo: no se puede hacer un machote estandar para la gente, ya que los argumentos pueden variar de un caso a otro, por ejemplo: no es lo mismo el que no trae placas, que el que trae placas vencidas. No es lo mismo ampararse de forma previa al retén, que ampararse luego para recuperar el auto.

Además, cada amparo sería personalísimo por ser de carácter fiscal, cada persona debe acreditar la propiedad del auto y acreditar los demás requisitos.

Un machote (formato) generaría caos y errores perjudiciales para las personas si sus amparos no son revisados por profesionales.

 

El autor: Manuel Villarreal González, es abogado de profesión. 

 

Anuncios

EX TESORERO DE #COAHUILA NEGOCIA CON GOBIERNO DE #USA

Amparándose en una figura legal, el ex tesorero de Coahuila podría declararse culpable pero sin aceptar su responsabilidad.

El extesorero de Coahuila, Javier Villarreal, acordó dar al condado de Bexar, Texas, 6.5 millones de dólares que, según los fiscales, habrían sido robados de las arcas públicas estatales, de acuerdo con información publicada por el diario San Antonio Express News.

Según el rotativo, el exfuncionario también habría señalado en un tribunal federal que está dispuesto a declararse culpable o reconocer los hechos de fraude y lavado de dinero sin aceptar su responsabilidad, de acuerdo con una figura legal.

Héctor Javier Villarreal Hernández, quien dejó el cargo de tesorero en 2011 luego que se dio a conocer que la deuda de Coahuila ascendía a 35 mil millones de pesos, renunció la semana pasada a su derecho a reclamar el dinero que los fiscales del condado habían pedido incautar.

El extesorero, quien se encuentra en una cárcel de San Antonio en espera de juicio por cargos federales, no admitió culpabilidad en el acuerdo.

Sin embargo, el mismo día en que quedó asentada la demanda, Villarreal firmó un acuerdo bajo la “Regla 20” para transferir la acusación de lavado de dinero y fraude de Corpus Christi a San Antonio, donde enfrenta otro cargo de conspiración por lavado de dinero.

Según el diario, estos acuerdos sólo se pueden hacer si el inculpado manifiesta por escrito que está dispuesto a declararse culpable o a reconocer los hechos señalados, sin embargo no está obligado a hacerlo.

Los fiscales federales se negaron a dar declaraciones ayer sobre el caso y el abogado de Villarreal no respondió a las solicitudes para que hiciera comentarios al respecto, de acuerdo con el rotativo.

En el proceso de extinción de dominio de 2012, los fiscales alegaron que Villarreal invirtió en cuentas bancarias de Texas millones de dólares robados de Coahuila a través de préstamos fraudulentos.

El primer asistente fiscal, Cliff Herberg, dijo que los fiscales ajustaron su hipótesis y se cree que el dinero procedía también de sobornos de empresas que recibieron contratos estatales, incluyendo una compañía minera de carbón, fachada del cártel de los Zetas.

 

EL FIN DE LA TESIS DE LAS MANZANAS PODRIDAS

one

El mito del buen gobierno de Humberto Moreira en Coahuila se derrumbó hace mucho tiempo. Los millones de pesos públicos utilizados para cultivar a una prensa dócil, para comprar conciencias con contratos y subsidios, y para engrasar una aplanadora electoral fueron finalmente insuficientes para proteger el legado de Humberto Moreira en la historia política local. La interminable lista de preguntas sin respuesta deja solo dos posibilidades para describir aquel gobierno: O fueron seis años de desorden administrativo, o seis años de descarada corrupción. Bajo el primer supuesto, Humberto Moreira fue incapaz de detectar y contener la voracidad de un número pequeño de colaboradores desleales. Esta, la tesis de las manzanas podridas, pinta a Humberto como víctima y a su hermano Rubén como el héroe que rescata al estado de la quiebra. El segundo supuesto es menos benévolo con la familia que aún manda en Coahuila. La tesis de la corrupción sistémica sugiere que el exGobernador es el líder de una banda de hampones que asaltó a una sociedad adormilada, y que Rubén juega el papel del cómplice que esconde y desaparece la evidencia. Si bien ninguna de estas narrativas resulta cómoda para los gobernantes de Coahuila, evidentemente prefieren la primera.

No es casualidad que el mismo aparato propagandístico que hace años intentó convencer al país de que Humberto Moreira merecía un lugar en las grandes ligas de la política nacional, hoy promueve la tesis de las manzanas podridas. Conscientes de que ya no es posible negar el desastre administrativo y financiero que dejó aquella administración, los defensores del moreirismo buscan contener los daños encapsulando el debate. Según la narrativa oficial, el malo de la película no es Humberto Moreira sino el extesorero Javier Villarreal, y la materia relevante no es el incierto destino de $35 mil millones de pesos, sino las firmas apócrifas que justificaron un par de créditos por $3 mil millones de pesos. Desde su óptica, el escándalo ya no incluye las obras construidas a sobre-costo, los programas sociales operados sin padrones o reglas transparentes, el gasto multimillonario y discrecional destinado a propaganda gubernamental, la doble contabilidad en las finanzas públicas, el abultamiento injustificado de la nómina burocrática, o la posible entrega del estado al crimen organizado. Bajo el lente del oficialismo moreirista instalado en el Palacio de Gobierno y en el Congreso local, todos estos aspectos se han vuelto tan irrelevantes que podemos dar la vuelta a la página. Paradójicamente, nuestras autoridades no asumen la voracidad de Javier Villarreal y Jorge Torres como la punta del iceberg, sino como dique de contención contra la tesis de la corrupción sistémica.

El silencio de Javier Villarreal es indispensable para sostener esta estrategia. La cantaleta oficial es que Humberto, la víctima, interpuso una denuncia y que Rubén, el héroe, solicitó la creación de una comisión investigadora en el Congreso local. A pesar del manejo mediático, lo cierto es que las investigaciones que ambos detonaron caminan a un paso sospechosamente lento, limitando su alcance al asunto de la falsificación de documentos. Unos fingen investigar, y las manzanas podridas callan y fingen esconderse. Mientras tanto los dictámenes de la Auditoría Superior del Estado -documentos que sí señalan inconsistencias contables que apuntan a la tesis de la corrupción sistémica- jamás detonaron acción judicial o posicionamiento oficial alguno. Según la narrativa oficial, la expulsión de las manzanas podridas de la burocracia local basta para que Coahuila recupere su sitio como modelo de buen gobierno. La estrategia ha sido tan exitosa que pocos repararon en otra ilustrativa paradoja: El antiguo Secretario de la Función Pública del gobierno de Humberto Moreira -el encargado de prevenir y combatir la corrupción- fue ascendido a Tesorero del Estado por Rubén. Nadie levantó una ceja. Nos han convencido de que las acciones que enriquecieron a Javier Villarreal fueron tan aisladas, tan secretas y tan excepcionales que no podríamos culpar al mejor contralor del mundo por no descubrirlas.

Lamentablemente para el moreirismo, la reciente entrega de Javier Villarreal en los Estados Unidos podría descarrilar la narrativa de las manzanas podridas. Allá se le persigue por el delito de lavado de dinero -no solo por la posible distracción de fondos públicos para beneficio personal, sino también por un posible vínculo con dinero del narcotráfico. Algo o alguien convenció a Javier de salir voluntariamente de su escondite -en México por cierto- para arriesgar la posibilidad de pasar 20 años tras las rejas. Todo indica que pronto se convertirá en testigo protegido, y basta leer la más reciente declaración del padre de Javier Villarreal para adivinar lo que viene: “Aquí el único responsable es Moreira. Él era el Gobernador, el es el autor de todo esto.” El rastro de las manzanas podridas apunta al dueño de la huerta.

@oneflores

POR:  ONÉSIMO FLORES DEWEY

Ciudad Posible

(Tomado de: Vanguardia.com.mx)

Se agudizan desperfectos en el Sarape

images

Realizan reparaciones que van más allá de simples recarpeteos en la megaobra

Saltillo.- Intervención mayor es la que se realiza desde hace algunos días en una zona del Distribuidor Vial El Sarape en Saltillo a causa de los hundimientos que generaron las recientes lluvias.

Los trabajos ameritaron levantar el asfalto ya colocado e incluso perforaciones de unos tres metros, quevan más allá de los recarpeteos hechos hasta entonces.

El tramo en cuestión es al viajar por la lateral del Paseo de la Reforma en la circulación de poniente a oriente, justo en el retorno que permite ir en sentido contrario, ahí están concentrados unos 15 trabajadores y una máquina retroexcavadora, quienes ayer lunes por la mañana destrozaban el concreto y asfalto ya colocado.

La zona de trabajo es de unos 150 metros lineales, que abarcan la banqueta que está del lado de la megaobra, así como el cierre de uno de los carriles de circulación, área que ya seencuentra acordonada.

El responsable de la obra, arquitecto Julio César Muñiz Cerda, explicó que se efectúan trabajos de saneo para evitar que se sigan desarrollando los hundimientos.

“Yo creo que se deben a filtraciones, mala compactación por parte de las personas que ejecutaron el proyecto original, yo creo que hay filtraciones por el drenaje pluvial o agua de drenaje”, dijo.

Explicó que ahora la labor consistirá en levantar el asfalto y perforar para sacar el material que está contaminado o humedecido, luego introducirán relleno nuevo y con mejor compactación para luego volver a cerrar.

“El problema viene desde abajo, no puedes… tenemos que levantar la carpeta y ver desde dónde viene el problema”, explicó el arquitecto, quien no se atrevió a confirmar si esta misma labor se requiere en otros puntos del distribuidor vial.

El especialista reiteró que cuando una obra de este tipo presenta hundimientos se debe a que está mal compactado el material de relleno o porque padece de filtraciones. Manifestó que en esta ocasión todo parece indicar que demorarán dos semanas para resanar este punto.

La empresa que está llevando a cabo este trabajo de remediación es el grupo constructor Ihccsa, con domicilio fiscal en Saltillo. El entrevistado dijo desconocer también quién contrató este servicio así como el costo económico que representará la reparación.

Mal cálculo

El 4 de enero se presentó un hundimiento severo, a grado tal que hubo que cerrar el viaducto que une LEA y Fundadores al oriente.

El proyecto planteado en mil 15 millones de pesos se encareció 457 millones de pesos más.

Se retrasó más de medio año la entrega.

Bajo la vialidad se construyó un colector pluvial de 544 metros de longitud y 11 de profundidad, para evitar inundaciones o encharcamientos.

La vida últil de El Sarape estaba calculada a 30 años; ya quedó rebasado.

EMPLAZAMIENTO DE LA PGR POR MEGA DEUDA

Rosa Esther

HORIZONTE CIUDADANO

Por: Rosa Esther Beltrán Enriquez

La PGR ha emplazado para que, en 90 días se presenten argumentos contra el aseguramiento de 23 cuentas bancarias o, de lo contrario, causarán abandono en favor del erario federal. Son las cuentas que dejó el multimillonario enriquecido con los recursos del erario coahuilense, el presidiario 12507 prófugo, Javier Villarreal Hernández, actor principal, aunque no único, del escándalo de la megadeuda estatal.
Las cuentas a las que hace referencia la PGR son 24; no obstante, es cómico que esa dependencia, ahora sí, decida ejercer acción legal, cuando las cuentas que pretende asegurar tienen entre 5 mil y 220 mil pesos, sumadas. El dinero no llega a un millón de pesos, una bagatela comparada con lo defraudado por el presidiario 12507 y sus cómplices, responsables de falsificar decretos del Congreso estatal para obtener financiamiento bancario por 3 mil millones de pesos.
El dinero que la PGR aseguraría no alcanza ni para los chuchulucos del juez. Es una burla más de la dizque justicia mexicana. Los aseguramientos, que incluyen cuatro tarjetas de crédito, fueron decretados por la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Fiscales y Financieros de la PGR como parte de dos averiguaciones previas por el delito de tentativa de fraude a instituciones bancarias para la obtención de créditos.
El prófugo 12507, según el Gobierno de Estados Unidos, se apropió de 35 millones de dólares del erario y los utilizó para comprar propiedades y abrir cuentas bancarias en el extranjero.
La PGR señala que, debido a que no ha localizado a los exfuncionarios, notificó el acuerdo de aseguramiento, aunque se ignora el monto total que pasaría al erario en caso de abandono. Vea, a Villarreal Hernández le aseguraron 200 mil 697 pesos en Banca Afirme y a Sergio Ricardo Fuentes Flores le ubicaron cinco cuentas y dos tarjetas de crédito, y el saldo reportado en tres de las cuentas asciende a 295 mil pesos, ¡qué barbaridad, qué dineral dejaron!
Si se recuerda, el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó en febrero pasado una demanda para incautar 2.7 millones de dólares que el prófugo 12507 depositó en un banco de las Bermudas, y detectó que el exfuncionario realizó además operaciones por 35 millones de dólares entre 2009 y 2011.
Senadores del PAN, impulsados por Luis Fernando Salazar, de Coahuila, decidieron tomar el caso de la megadeuda y el Senado autorizó 50 mil dólares para financiar el litigio, a fin de recuperar las cuentas millonarias del prófugo 12507 aseguradas en Estados Unidos. El dinero se destinaría para cubrir gastos del despacho de abogados, viáticos y trámites requeridos para dar seguimiento al recurso legal, con el que podrían recuperar entre 32 y 22 millones de dólares –en cuentas bancarias y propiedades– con la finalidad de regresarlo a las arcas del Gobierno de Coahuila.
El entonces coordinador de la bancada panista del Senado, Ernesto Cordero, confirmó que su fracción decidió apoyar las acciones legales en Estados Unidos para tratar de resarcir en algo el daño provocado durante la gestión de Humberto Moreira. Conociendo las recientes argucias de las que se valió Cordero para distribuir millones de pesos entre su fracción partidista, habría que preguntarle a Salazar en qué van las negociaciones y cómo han gastado esa “pizquita” de dolarucos, porque para derrochar se pintan solos, pero para rendir cuentas se escabullen a más no poder.
En su momento (febrero de 2013) Ernesto Cordero exigió que las autoridades federales mantuvieran vigentes las indagatorias y sancionaran a los funcionarios involucrados. Cabría preguntar a Cordero por qué, siendo él Secretario de Hacienda, fue omiso en investigar el caso. Dicen los enterados que Felipe Calderón impidió que “hicieran olas”, porque él también traía mucha cola que le pisaran. ¡Ah, la trasparencia! Le huyen, la desprecian, la pisotean, ¿por qué será?