MARIONETAS O SUJETOS SOCIALES

Rosa Esther

HORIZONTE CIUDADANO.

Por: Rosa Esther Beltrán Enriquez.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría esta inocencia
de no ser un inocente, esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados…
Juan Gelman
Escuchar a Vicente Fox, la “chachalaca” ¿es divertido o indignante? Diga usted: “Me los llevo de calle a todos, incluido (Benito) Juárez.”
Realmente, el que no sabe es como el que no ve, con todo respeto para los invidentes, que son expertos en desarrollar capacidades extraordinarias.
Ya se sabe que Fox es modelo de la desmesura, dice que le gustaría volver a gobernar pero, ¿qué culpa tenemos los mexicanos como para pensar siquiera en volver a padecerlo de nuevo?
Pero situémonos en la realidad. En tiempos de elecciones suelen aflorar una diversidad de temas que en la normalidad permanecen ocultos, ignorados. Una vez conocido el triunfo del PAN en Saltillo y otras ciudades algunos analistas proponen entre broma y en serio, que los triunfos de la oposición en Coahuila fueron fenómenos surgidos o permitidos desde las cúpulas del propio PRI.
Me explico: no fue el hartazgo ciudadano hacia el clan Moreira el que provocó la alternancia política, no, fue la preclara inteligencia de Rubén Moreira, quien teniendo en la mira el año próximo y el 2017 decidió dar un golpe de timón, acuartelar a las lideresas (dicen, porque yo las ví atareadas en el acarreo) y permitir a los panistas disfrutar por 4 años las mieles del poder, y con ello Rubén cambiaría su imagen de gobernante rudo, despótico, caciquil e ineficiente, por una de demócrata, respetuoso de las leyes, institucional y magnánimo.
Esa metamorfosis comenzó antes de las elecciones con la disminución a las tarifas del transporte público en Saltillo y la ayuda a los trabajadores de la fábrica La Estrella, de Parras, que llevaban cerca de 2 años en huelga sin que las autoridades estatales les brindaran la más mínima atención o apoyo. Ah, pero en tiempos electorales, tender la mano al necesitado, ayuda, la demagógia se necesita.
Así que los que sostienen que la alternancia es una graciosa concesión de ese sujeto todopoderoso que mantiene en sus manos los hilos del poder y las voluntades de los electores, ven a éstos como muñecos de un teatro guiñol, sin libertad ni voluntad de discernimiento posible; parece que ellos mismos se perciben como títeres en ese teatro, en un exceso de simplificación.
En sociología política, el sujeto social se define a través del esfuerzo por unir lo que está separado; su campo de acción se construye relacionando los contrarios y rechazando las formas de narcisismo. Se convierte en sujeto cuando el individuo consumidor de normas e instituciones sociales se transforma en un constructor de la vida social y de sus cambios, es un modo de construcción de la experiencia social. Por ello, la subjetividad es un movimiento cultural al mismo tiempo que racionalizador.
Lo que define al sujeto social es, la conciencia de sí mismo y de su entorno, su inserción en las relaciones sociales como constructor de la vida social y de sus cambios; ser responsable frente a sí y frente a la sociedad; ser portador de valores culturales alternos a los predominantes y buscar la libertad en su lucha contra las determinaciones sociales.
El sujeto social no surge por generación espontánea, se construye socialmente, de no ser así, la sociedad sería estática. Lo que es evidente a nuestros ojos es el cambio social constante, si bien explicarlo es sumamente complejo, objeto de una profesión y no de unos renglones.
La política nunca duerme, por eso la guerra contra el antes candidato Isidro López se hizo evidente en los ataques a su familia, y en Torreón, contra la militancia panista, no hubo tregua y no hace falta que la impulse Rubén Moreira, para eso tiene a sus ejecutores y golpeadoras, y la elección del 2014 ya comenzó.
¿Cuál sociedad aguanta elecciones año tras año?
Samuel Aguilar Solís, secretario de acción electoral del PRI, afirmó que la derrota de su partido en varias ciudades de Coahuila no se podía interpretar como voto de castigo por la megadeuda que ilegalmente contrajo la administración de Humberto Moreira, ya que no hay estudios o encuestas que apoyen tal hipótesis.
¿Podrían decir otra cosa los priístas? Serán corruptos y mentirosos, pero no pentontos.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s