LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ISIDRO

FotoSemblanza

Por: Alejandro Esparza Farías y Espinosa.

Tras el triunfo electoral en Saltillo del candidato del PAN Isidro López Villarreal, se abre indiscutiblemente una nueva etapa para la capital coahuilense. Etapa que significa no solo una renovación de alcaldía a través de la alternancia por la decisión ciudadana, sino de visión y estrategia. Pero también de actitud.

Los retos a los que se enfrentará el nuevo edil son sin duda tan grandes como su propio nombre y apellido y tan gigantes como la ciudad que encabezará y que crece día con día.

Asentamientos irregulares en terrenos peligrosos cerca de arroyos y del paso del tren, legitimación de la tierra de muchas personas, rescate de espacios públicos, ampliación del número de canchas deportivas y de esparcimiento familiar e intelectual y educativo, la reapertura de bares y centros nocturnos donde la gente pueda convivir y distraerse sanamente, el Saltibus, Agsal, urbanización, ecología, atención a ejidos, obra pública, empleo, re integración familiar, cultura, atención a públicos vulnerables, de manera concreta y profunda a niños, jóvenes, mujeres, personas de la tercera edad y comunidad lésbico-gay, así como un amplio sentido social y visión panorámica en el aspecto cultural y artístico y la seguridad, son temas esenciales en cualquier agenda política y de función pública; brindar soluciones no será muy fácil, pero tampoco significa una tarea imposible.

Se hará necesario en el tema del Saltibus continuar con la capacitación a los operadores de las unidades y la renovación de las mismas, pero también hay un aspecto medular: que puedan integrar la visión de esa capacitación brindada a los operadores con una capacitación brindada a los policías municipales y tránsitos, a quienes en definitiva también hay que educar pues siguen atropellando las garantías individuales de los ciudadanos.

También la ciudad requiere robustecer su propia economía para poder convertirse en una verdadera metrópoli que sea capaz de gestionar infraestructura sin necesidad de siempre estarle tendiendo la mano ni al gobierno estatal ni al federal y ese es un reto inmenso.

El hecho de entrar como triunfador indiscutible, al vencer a un contrincante férreo y vanidoso a quien no le importó dejar una curul en San Lázaro después de ser recién electo y que vino a repetir las mismas mentiras contadas de antemano, dejan a Isidro López con una oportunidad muy valiosa para demostrar que los mandatos son para cumplirse y no para servirse.

La vocación empresarial y humanista de López Villarreal tendrán que redundar en un beneficio para Saltillo y en un fuerte respaldo para su administración que esperamos quede concluida, porque se cruza la elección para renovar al Ejecutivo Estatal y el fantasma del “Chapulinaje” debe quedar desvanecido.

Terminar los mandatos que se les confieren es una de las obligaciones de los políticos y funcionarios pero también una necesidad inmanente al desarrollo que la capital de Coahuila exige.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s