¿Y usted candidata, candidato: Cuánto?

Rosa Esther
Columna: Horizonte ciudadano

Por: Rosa Esther Beltrán Enríquez

¿Y usted candidata, candidato, cuánto?

De acuerdo al tabulador de remuneraciones y percepciones de los servidores públicos del Ayuntamiento, el sueldo neto del alcalde de Saltillo, Jericó Abramo Masso, es de 77 mil 976 pesos. La página no informa de los viáticos y gastos de representación. La Presidencia Municipal recibe un presupuesto de un millón 616 mil 254 mil pesos.

Jericó comenzó su gestión disminuyendo su salario en un 28 por ciento, y el de los funcionarios de su administración un 10 y hasta un 20 por ciento, y según su propuesta inicial, del ahorro por dichas deducciones se establecería el Programa de Empleo Temporal, que generaría en los primeros cinco meses de la administración mil fuentes de trabajo. Entonces la austeridad se imponía, ya que estábamos en el proceso de recuperación de la crisis financiera internacional que provocó una recesión económica bastante fuerte.

Ahora, Coahuila tiene encima la crisis por la deuda pública que la actual administración heredó del hermano irresponsable a Moreira II, por lo que la austeridad también es obligada, ya que la deuda estatal per cápita es la más alta del País, pues cada coahuilense “debe” 12 mil 800 pesos, y parece que lejos de disminuir, aumenta por los altos intereses que deben pagarse.

Ayer lo informó VANGUARDIA: “Coahuila sigue siendo el peor ejemplo, pues fue el estado con la mayor deuda en relación con sus ingresos”; debe más de lo que recibe.

Usted, candidata, candidato, supongo que no será de los que esperan que, de ganar la Alcaldía a la que aspira, encontrará la mina de oro que le permitirá resolver de una vez y para siempre su futuro económico y el de su familia en al menos dos generaciones, como lo hizo Humberto Moreira con toda tranquilidad. ¿Se ve usted, como Presidente Municipal, implementando un plan de austeridad?, ¿en qué rubros lo propondría?

Volviendo a la cuestión de la deuda pública: ésta no es un problema del Ejecutivo, somos nosotros los que pagamos. Lo anterior viene al caso porque en las alcaldías, lo normal es que la deuda pública municipal se maneje con alta discrecionalidad, máxima opacidad y corrupción. Es común que los ayuntamientos oculten sus deudas, que no cumplan con el registro de la Ley de Deuda del Estado, que oculten las deudas como las de proveedores, los subejercicios, las directas por apoyos federales, etcétera.

San Juan de Sabinas, Allende y Piedras Negras recibieron apenas el mes pasado del Congreso del Estado el dictamen que los autoriza al refinanciamiento de sus deudas por un monto, entre los tres, de cerca de 86 millones de pesos. Esta reestructura fue inconstitucional, porque el Congreso modificó las leyes de ingresos de cada municipio, y esto es ilegal por el llamado “principio de anualidad en las leyes de ingresos”. Los diputados lo saben, pero lo negarán rotundamente.

Apenas el año pasado la Auditoría Superior del Estado informó que, de los 38 municipios, 17 tenían deudas bancarias que sumaban 492.2 millones de pesos, así como 178 millones de deuda a corto plazo, lo cual hace un total de 670 millones, aunque el pasivo en cuentas por pagar era de mil 245 millones de pesos; es decir, 86 por ciento más que la deuda bancaria. Entre los municipios más endeudados están Acuña, Ramos Arizpe, Torreón y Monclova, pero no son los únicos.

Cabría preguntar a los candidatos, qué conocimientos tienen sobre el endeudamiento que podrían heredar de los ayuntamientos que pretenden gobernar y cómo lo afrontarían, porque es grave que a sólo unos meses de entregar la gestión municipal, el Congreso local esté autorizando reestructuras cuando los alcaldes actuales debieran estar evaluando su gestión y preparando la entrega-recepción transparente de su administración.

En Coahuila la rendición de cuentas y la transparencia son una quimera sostenida principalmente por el ICAI que otorga primeros lugares sin ton ni son a los municipios. ¿Candidatos, qué propuestas tienen ustedes para darle viabilidad a estos asuntos tan vitales para la ciudadanía?

Lo que estamos presenciando es que el PRI va contra el PRI; abajo el Saltibús; abajo el contrato con Aguas de Ramos Arizpe, un pasito adelante, dos pasitos para atrás. ¿Quién le pondrá el cascabel a Morris?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s