#EPN SEIS MESES MÁS ALLÁ DE LA SINVERGÜENZADA

Seis meses de EPN: Un balance más allá de la propaganda

Hace unos días se cumplieron los primeros seis meses del gobierno de Enrique Peña Nieto. Más allá de la propaganda, del cuidado mediático con que blindan a la presidencia, del culto a la personalidad del presidente y de la parafernalia del Pacto por México, los resultados en materia de economía familiar y seguridad pública, son pobres, mediocres y de franco retroceso.

El país ha tenido un declive en materia de crecimiento económico, el último trimestre crecimos apenas 0.8% en términos reales, teniendo el menor nivel registrado desde el último trimestre de 2009, cuando se presenció un retroceso de 2%. La inflación ha tenido un repunte provocado por el incremento, entre otros, de artículos alimentarios, llegando a situarse en 4.72% a la segunda quincena de mayo, ubicándose por cinco quincenas consecutivas arriba del 4% previsto, haciendo que la tasa sea la más alta en los últimos 4 años.

Por otra parte, hay una contracción del gasto público. El gasto destinado al sector público, al mes de abril, se ubica en 900 mil 709 millones de pesos, lo que representa una caída de 7.1% respecto al mismo periodo en el 2012. Asimismo, el gasto federal presenció un descenso de 9.1%, llegando a la cantidad de 634 mil 980 millones de pesos.

Este gobierno es el más lento de los últimos sexenios en arrancar. Aquí cabría preguntarse si estos sub-ejercicios son producto de la incapacidad de los nuevos funcionarios de la Secretaria de Hacienda, o si es una estrategia deliberada para desmovilizar la economía, de ser así, estos funcionarios podrían ser motivo de responsabilidad por afectar el funcionamiento de la economía y detener el impulso de obras y programas. Aunque cabe también la posibilidad de que estos recursos ya se hayan ejercicio a partir del segundo semestre, cuando arrancaron las campañas en catorce entidades, lo que se sumaría a las evidencias del uso electoral de los programas sociales. La carestía, la especulación en precios de productos básicos, aumentos en tarifas y los gasolinazos son una pesadilla para las familias.

La promesa de campaña de reducir los precios de los combustibles y las tarifas de electricidad, han quedado en demagogia del ahora presidente. Mes con mes se incrementan los precios de las gasolinas y a fines de abril se aumentaron las tarifas domésticas de electricidad, alegando que sólo es en viviendas de alto consumo y el sector industrial, aunque saben perfectamente que estos aumentos al final siempre terminan afectando a los consumidores.

La Canasta Alimenticia Recomendable (CAR) asciende a $205.31 pesos a abril de este año, mientras que el salario mínimo se ubica en $63.07 pesos, con lo cual observamos que mientras los alimentos aumentan 12%, el salario lo hace tan sólo 3%.

La gasolina ha llegado a niveles sin precedentes, haciendo que ésta sea, por primera vez, más cara que en Estados Unidos, con un costo de $11.47 pesos por litro de la Magna, en tanto que la Premium rebasó los $12, representando un incremento de 0.65 centavos desde el inicio del sexenio.

Lo mismo ocurre con el gas doméstico, que tienen un costo de $12.05 pesos por litro, es decir $241.00 pesos por un cilindro de 20 kgs., un aumento de $2.40, respecto a diciembre del 2012. De la misma manera, la luz eléctrica se ubica en $3.76 kilowatt/hora, tarifa residencial, ocasionando un aumento del 10%, respecto al período mencionado.

En cuanto al sector laboral, existe una pérdida de 219 mil empleos en el primer trimestre, es decir 37% menos plazas que en el mismo período durante el 2012, ocasionando el menor crecimiento en los últimos tres años. La tasa de desempleo en los primeros tres meses del año se traduce en 2.5 millones de personas, haciendo que 5.01% de la Población Económicamente Activa se encuentre sin trabajo, lo cual se traduce en un aumento de 400 mil mexicanos sin empleo.

En materia de seguridad, nada ha cambiado, las muertes violentas siguen en aumento en todo el país a razón 35 asesinatos diarios, y aunque pretendan que la “nueva estrategia” anticrimen del gobierno federal está logrando que los baños de sangre en la mayoría de entidades federativas va “a la baja”, dista de ser verdad. De acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Pública del gobierno federal, el mes de mayo hubo 954 homicidios, mientras que se siguen cometiendo alrededor de mil asesinatos al mes, igual que venía ocurriendo en el pasado gobierno federal panista.

Por otra parte, las reformas que desde el Pacto por México se han impulsado, sólo responden a intereses oligopólicos y se evidencia el pago de facturas por los favores recibidos en campaña. Las reformas laboral, educativa y de telecomunicaciones, que por consigna han aprobado, nos han traído más problemas que soluciones.

Con estos datos y evidencias, podemos afirmar que a seis meses del gobierno de Peña Nieto, el balance es negativo y son los mexicanos quienes siguen padeciendo las consecuencias de un gobierno que sólo trabaja para los intereses de grupos de poder. Aunque se empeñen en vender una imagen propagandística de que todo va bien, la gente vive día a día las consecuencias de las decisiones de gobierno erróneas y ya no aguanta más.

Ricardo Mejía Berdeja
Twitter: @RicardoMeb
http://www.lasillarota.com/component/k2/item/69583-seis-meses-de-epn-un-balance-más-allá-de-la-propaganda

— con Viri GranilloMartha TagleChely Garza y Pepe Contreras “El Kotori” Movimiento Ciudadano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s